Archivo de la etiqueta: mermeladas caseras

Mermeladas para enamorar

mermeladas

Dicen que el amor entra por la boca, y para nosotras nada es más cierto. Por eso creemos que la mejor forma de enamorar a esa personita o de demostrar cariño a un ser querido es prepararle algo con las propias manos. Cualquiera puede comprar un regalo en el centro comercial, así que ¿por qué no cambiar la dinámica esta vez y obsequiar una parte de ti mismo (a)?

Esta Navidad, en lugar de comprar los típicos regalos, decidimos preparar mermeladas y regalarlas a quienes más queremos. Hicimos de cuatro frutas: higos, naranjas, fresas y guayabas. Ya hemos compartido las recetas de la mermelada de higos y la mermelada de fresas, así que ahora compartiremos las otras dos.

Algunos tips:

Compra la fruta en mercados o tianguis, es más barata y mucho más fresca.

Utiliza azúcar mascabado de la mejor calidad; el que venden en el súper es casi refinado con un ligero tinte a café. Te sugerimos comprarlo en tiendas donde venden ingredientes para repostería. Nosotras lo compramos en el Molino El Piquín, que se encuentra en La Joya, Tlalpan (t. 24579427).

Utiliza un cazo grande de base gruesa, de preferencia de acero inoxidable, cobre o aluminio. Para remover usa una cuchara grande de madera.

Escoge fruta madura y en buenas condiciones.

Importante: tradicionalmente, las mermeladas se preparan con la misma cantidad de fruta y azúcar. A nosotras no nos gustan demasiado dulces, por lo que añadimos menos azúcar. Es cuestión de gusto.

#1: Mermelada de naranja y brandy

Ingredientes

Naranjas maduras

Azúcar mascabado

1 pedacito de tela manta de cielo o de filtro para café

Un puñado de clavos de olor

Brandy

Jugo de un limón

Preparación

No les vamos a mentir: esta receta requiere algo de trabajo y tiempo. Lo primero que hay que hacer es pelar las naranjas (puedes hacer cortes verticales con un cuchillo para retirar la cáscara más fácilmente). Retira la membrana de los gajos, de manera que sólo quede la pulpa. En cuanto a las cáscaras, con un cuchillo retira toda la parte blanca (¡es un trabajo arduo!) y córtalas en tiras delgadas. Separa las semillas y colócalas en una tela manta de cielo, un filtro para café o una bolsita para té y amarra bien.

Coloca la pulpa de la fruta, las cáscaras, la bolsita con semillas y los clavos de olor en un cazo con poca agua (ésta apenas tiene que cubrir la fruta). Cuece a fuego lento durante unos minutos, hasta que la fruta se ablande. Añade el azúcar (la cantidad proporcional a la fruta que colocaste, o un poco menos si no quieres la mermelada tan dulce) y el jugo de medio limón para que espese. Añade un chorrito de brandy y deja cocer por unos minutos más sin tapar para que se evapore el agua. Aplasta la fruta con un aplasta-papas.

Al cabo de unos minutos (20, 30 o 40… depende de la cantidad de mermelada que hayas puesto al fuego), la mezcla comenzará a espesar y tomar una consistencia viscosa. Entonces apaga el fuego y deja enfriar. Toma en cuenta que la mermelada espesará aún más al enfriar. Retira la bolsita de semillas y envasa.

cascaras

naranjas

semillas

#2: Mermelada de guayaba y canela

Ingredientes

Guayabas maduras

Unas ramitas de canela

Azúcar mascabado

Un chorrito de brandy

El jugo de medio limón

Preparación

Quita el rabito de las guayabas, pártelas en trozos y retira las semillas. Colócalas en un cazo con con poca agua (que apenas cubra la fruta) y dos ramitas de canela. Deja cocer a fuego bajo y cuando la fruta esté blanda, añade el azúcar (lo proporcional a la fruta que usaste o un poco menos), el chorrito de brandy y el jugo de medio limón. Deja cocer hasta que espese. Puedes dejar la fruta entera o aplastarla con un aplasta-papas. Retira del fuego cuando la mezcla tome una consistencia espesa, un poco viscosa, y deja enfriar. Toma en cuenta que cuando se enfría, la mermelada espesa aún más.

mermeladas 2

Cómo envasar:

Compra envases de vidrio que tengan tapa hermética. Nosotras sólo conseguimos unos pequeños sin tapa hermética, así que se tendrán que consumir máximo en dos semanas. Lava bien los envases y colócalos en agua hirviendo con las tapas (sin cerrar) por unos 20 minutos. Saca del agua con pinzas, rellena y tapa. Para sellar al vacío, vuelve a colocar en agua hirviendo hasta que la tapa se infle, saca del agua y coloca sobre una charola. Deja reposar por 24 horas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Recetas

Tiempo de higos

Nos confesamos fans de los higos. El que los amemos tanto quizá tenga que ver con que son difíciles de encontrar (su temporada, en otoño, es muy corta). Quizá sea el color rosado de su pulpa (¡sí! también nos encanta el rosa), su textura suave o tal vez su sabor sutil que no se parece a ningún otro. O quizá sea todo junto…

Esta semana compramos un kilo de higos negros en el mercado (aunque son caros, son mucho más baratos aquí que en el super). Al comprarlos, escoge aquellos firmes al tacto –evita los muy blandos– y cómpralos justo un día o dos antes de prepararlos, pues se echan a perder muy rápido. Puedes preparar un rico postre de higos o, si quieres conservarlos durante más tiempo, una mermelada gourmet como la nuestra.

Para hacer mermelada de higos:

Lávalos, quítales el rabo y córtalos en pedazos medianos. Colócalos en una olla pequeña con un poco de agua (una taza de agua por una de higos, aproximadamente; no te preocupes si pones agua de más, sólo tienes que dejar que se evapore para que tome la consistencia de una mermelada). Agrega azúcar mascabado al gusto y el jugo de medio limón. Remueve constantemente para que la mezcla no se pegue al fondo y se queme. Al cabo de unos 15 o 20 minutos la fruta estará blanda, así que puedes aplastarla con un machucador o bien dejar los trozos enteros, como una compota. Deja la olla destapada para que se evapore el agua y quede una consistencia espesa. Deja enfriar y guarda en un recipiente sellado en el refrigerador.

Con esta mermelada puedes hacer un original cheesecake. ¿O qué tal un bagel con queso crema untable y mermelada de higos para el desayuno?

Deja un comentario

Archivado bajo Recetas