Galletas de ralladura de limón

Si ya leyeron a @pola_cocina_asi, sabrán que el sábado nos reunimos (al fin) para unir fuerzas en la cocina. Claro, no sin antes visitar una tienda en la Colonia Del Valle –un verdadero paraíso gourmet– donde nos abastecimos de especias, frutas raras, mantequilla fina y otras curiosidades culinarias.

Durante la tarde, cocinamos un riquísimo salmón asiático con miel;  para el postre, Pola horneó una tarta de peras con chocolate y cardamomo que nos devoramos en cuestión de segundos y nosotras, unas galletas integrales de ralladura de limón.

Les compartimos la receta de estas galletas, de sabor sutil e idealas para acompañar con té. Edna, quien nos las pidió, nos preguntó si les poníamos Toloache para que supieran tan buenas… nada de eso. He aquí la receta para que las puedan hacer en casa.

 

Ingredientes

  • 4 tazas de harina de trigo integral
  • 1 cucharadita de polvo para hornear (puede sustituirse por 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio y 1/2 cucharadita cremor tártaro)
  • media cucharadita de bicarbonato de sodio
  • media cucharadita de sal
  • 1 taza de mantequilla suavizada
  • 1 taza y media de azúcar mascabado
  • 2 huevos grandes ligeramente batidos
  • la ralladura de 2 limones amarillos (nosotras los encontramos en City Market de la Colonia del Valle)
  • el jugo de 2 limones amarillos
  • un chorrito de leche

Mezclamos los ingredientes secos y la ralladura de limón; por otro lado, batimos la mantequilla con el azúcar hasta mezclar y agregamos los huevos y el jugo de limón. Añadimos poco a poco la mezcla de harina y batimos hasta que se forme una masa homogénea.

Limpiamos bien una mesa; colocamos encima la masa y agregamos leche (y si es necesario, harina) hasta formar una bola que no se pegue a la superficie. Entonces dividimos en dos partes iguales y formamos dos cilindros que cubrimos con plástico. Refrigeramos por 30 minutos o más.

Cuando sacamos del refrigerador, cortamos en rebanadas y formamos bolas con las manos. Aplastamos sobre una charola engrasada (o podemos usar unos tapetes de silicona para hornear) y horneamos durante 15 minutos a 150 grados o hasta que las orillas estén ligeramente doradas. Dejamos enfriar sobre una rejilla durante unos minutos y ¡listo! Podemos disfrutar con un rico té de hojas de limón. Disfrútense sin remordimientos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Recetas, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s